Beneficios de jugar a Puzzles con niños

Beneficios de jugar a Puzzles con niños

Los puzzles son una actividad fascinante a la que podemos dedicar tiempo con nuestros hijos e hijas. Y es que resultan muy divertidos, además influyen positivamente en el proceso de pensamiento de los/as pequeños/as de la casa. Por supuesto, los beneficios de jugar a Puzzles con niños transcienden más allá de ayudar a nuestros hijos/as a desarrollar sus capacidades cognitivas, también permiten fortalecer la relación y conectar más con ellos/ellas.

Podéis iniciar la aventura de los puzzles con vuestro hijo entre los dos y tres años, dependiendo del desarrollo de su percepción visual y motricidad fina, que es diferente en cada niño. Para que tengáis una idea de si vuestro peque está listo, respondáis las siguientes preguntas:

  • ¿Puede mi hijo agarrar objetos teniendo conocimiento de ello?
  • ¿Levanta objetos agarrándolos entre el pulgar y el índice y los gira?
  • ¿Puede reconocer formas y diferenciarlas?

Si la respuesta es «sí» a todas estas preguntas, vuestro hijo tiene la capacidad para descubrir el emocionante mundo de los rompecabezas, mientras que vosotros/as podréis descubrir los beneficios de jugar a Puzzles con niños en carne propia. En este artículo, queremos hacer hincapié en las bondades que aportan estos juegos en ellos.

Te contamos cuáles son los beneficios de jugar a Puzzles con niños

En primer lugar, no es necesario obligar a los niños/as a que se interesen por el juego. Y si bien podemos animarlos, la motivación siempre debe venir de ellos/ellas. Ahora, la mejor forma de introducir a los niños pequeños en esta actividad es mediante los denominados puzzles de agarre (hechos de madera con clavija), donde el dibujo se conforma mediante unas pocas piezas fáciles de agarrar.

También resultan adecuados los puzzles con marco de madera, los cuales cuentan con motivos coloridos o con piezas grandes de madera para constituir una imagen completa. Con ellos, los niños entrenan la motricidad fina y agudizan su capacidad para percibir las formas. Pero ¿Cuáles son los beneficios de jugar a Puzzles con niños? A continuación los desglosamos por edad:

Jugar con niños de 3 a 6 años

Resolver un rompecabezas es una actividad que requiere el desarrollo completo del agarre. Es decir, la capacidad de sujetar objetos pequeños entre el pulgar y el índice. Solo alrededor de los 3 años el rompecabezas se vuelve realmente al alcance de los niños/a.

A esa edad es una actividad particularmente importante, que acompaña al niño/a durante su desarrollo. He aquí alguno de los beneficios de jugar a Puzzles con niños de 3 a 6 años:

  • Dividir las piezas según su forma o color y buscar los elementos que forman el marco identificando los bordes rectos son actividades que les ayuda ejercitar el espíritu de observación y la capacidad de concentración.
  • Para resolver un puzzles también es necesario visualizar una imagen y captar las similitudes para determinar la posición de cada pieza. La memoria visual y la geometría del espacio son, por tanto, habilidades que se desarrollan.
  • Entre los 3 y los 6 años, la motricidad fina aún no está completamente desarrollada. Agarrar pequeños elementos, girarlos y encajarlos, por tanto, son ejercicios especialmente útiles, que permiten afinar los gestos de la vida cotidiana y entrenar de cara al aprendizaje de la escritura.

A esta edad, para no desanimar a nuestro/a peque, lo mejor es empezar con puzzles de 10 piezas, y lentamente ir aumentando la dificultad. Cada niño o niña crece a su ritmo y según sus intereses personales. Míralo/a jugar con sus puzzles favoritos y ofréceles modelos más complejos a una vez los resuelva con facilidad.

Jugar con niños de 6 a 9 años

Cuanto mayor es el niño o la niña, más complejos se vuelven los puzzles. Las piezas son cada vez más pequeñas y numerosas y las imágenes más detalladas, y resolver el juego requiere más reflexión.

Entre los 6 y los 9 años, resolver un rompecabezas permite:

  • Reforzar la capacidad de concentración y reflexión del niño/a, que ya se ha ejercitado entre los 3 y los 6 años.
  • Mejora gradualmente la capacidad de memorizar imágenes y formas.
  • Aprenderá a crear estrategias para resolver puzzles más rápido y permanecerá enfocado por más tiempo.
  • Otro de los beneficios de jugar a Puzzles con niños de 6 a 9 años es que el vínculo padre/madre e hijo se fortalecerá y hasta tornarse más divertida. Especialmente si competimos con él/ella para ver quién los arma más ra´pido, por ejemplo.

En este grupo de edad, el niño comienza a identificarse con sus padres, incluyendo los superhéroes y otros personajes populares. De manera que los rompecabezas ilustrados con figuras de sus personajes favoritos pueden ser una excelente manera de introducir al niño en estos juegos.

puzzle niños 6 años

Jugar con niños a partir de 10 años

¿Sabías que el puzzle es una de las mejores actividades para ejercitar la memoria? Con miras a ingresar a la escuela media, los niños de 10 años en adelante necesitan desarrollar su capacidad de memorizar una gran cantidad de información.

También es la edad en la que las pantallas, sobre todo las de los smartphones y tablets, empiezan a formar parte de su vida diaria. La tentación de perderse en este universo virtual durante varias horas es grande, por lo que motivarlos a realizar actividades manuales y otros juegos tradicionales es esencial para el desarrollo de ellos. Algunos de los beneficios de jugar a Puzzles con niños que han arribado a los 10 años serían:

  • Les permite entrenar las facultades mentales de una forma divertida.
  • Contribuye al desarrollo de la memoria: no solo la memoria de trabajo sino también la memoria episódica, o la capacidad de recordar eventos pasados.
  • El rompecabezas también ayuda a reducir el deterioro cognitivo y el estrés.

En definitiva, jugar puzzles con niños/as mayores de 10 años es fundamental para acompañarlos de manera saludable y eficaz durante el período escolar. Además, representa una forma de variar actividades y habilidades. Los puzzles 3D son ideales y muy apreciados por los mayores.

Conclusiones

A cualquier edad, el rompecabezas es un juego de reflexión lúdico, didáctico y educativo. Los más pequeños se divierten encontrando a sus héroes en las ilustraciones para reconstruir, mientras que los mayores (de 10 años en adelante) pueden elegir entre personajes de dibujos animados y grandes paisajes.

Los beneficios de jugar a Puzzles con niños no solo recae en que los pequeños desarrollan desde la motricidad fina hasta la memoria, también contribuyen a con una relación más cercana y saludable con los padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
× ¿Puedo ayudarte?